Abordar el 25J en las escuelas

Abordar el 25J en las escuelas: Día de la mujer afrolatina, afrocaribeña y de la diáspora

Cada 25 de julio se conmemora el día internacional de la mujer afrolatina, afrocaribeña y de la diáspora, fecha que desde hace 30 años las mujeres afrodiasporicas vienen conmemorando. Particularmente en Chile, desde hace 8 años las mujeres afro en el norte del país han realizado diversos eventos en torno a su visibilización como parte del pueblo tribal afrodescendiente, mientras que, en Santiago, desde el año 2017 se han realizado diversos encuentros en los que, las mujeres afrodiasporicas han podido conversar sobre sus vivencias como afrochilenas y migrantes afrodescendientes.

La primera marcha que se realizó en Santiago conmemorando este día, fue en el 2019, colectivas como Microsesiones Negras y Negrocentrix plasmaron en conjunto con organizaciones feministas las demandas de Salud Sexual y reproductiva de las mujeres negras, conmemorando a su vez el día por el aborto libre en Chile. Para el año 2020 diversas colectivas, organizaciones y personas individuales, dieron la batalla para que el 25J en Chile fuera solo para las mujeres negras, así, dejando una reparación histórica importante para el territorio. (puedes revisar el canal de youtube 25J Chile).

Hay que mencionar que la tención que hicieron las mujeres afrodiasporicas desde entonces al feminismo blanco chileno, ha dado pie para que en el ámbito político y cultural se empiece a hablar de feminismo negro, afrodescendencia y migración, racismo y antirracismo entre otras. Pero estas discusiones no deben de quedar fuera de los espacios educativos comprendiendo que, les, las niñas negras y jóvenes afro viven en la escuela doble discriminación, por un lado, el ser corporalidades jóvenes feminizadas les significa violencias y desigualdades por razón de género, y a su vez por ser corporalidades afrodiasporicas les significa violencias por razón de raza.

Comprender como opera la violencia racial y de género en las escuelas hacia les y las niñas negras es importante para una educación no sexista y antirracista que brinde soluciones oportunas, no solamente a las niñeces negras, sino que, a todas las personas que forman parte del compilado educativo y desean una justicia histórica. Trabajar estas realizades, supone hacer el entrecruce que ya Kimberlee Crenshaw nos habló, la llamada interseccionalidad. Es decir, comprender que les y las niñas afrodescendientes están en el cruce de varias identidades y que, no es posible disociar la experiencia misma. En ese sentido, es comprender las realidades, demandas, experiencias y estereotipos que han tenido históricamente las mujeres afrodescendientes, para poder discutir las reparaciones, avivar las voces, y generar una demanda hacia una educación que vincule la libertad y la humanidad de las niñas afro en las escuelas.

¿Entonces no es cuestión solamente de raza?

Les, las niñas y jóvenes afro también se ven marcadas por estereotipos y roles impuestos socialmente hacia la mujer negra. En un experimento que realicé en un taller, hicimos el ejercicio de definir cuáles eran los estereotipos y roles de las mujeres sin posicionar un detonante racial, tanto mujeres blancas y negras añadieron estereotipos como débil, reproductora, ama de casa. Al continuar el ejercicio, hice la misma pregunta, pero detonando por motivo de raza y género, es decir, los estereotipos y roles hacia mujeres negras, los estereotipos que salieron fueron caliente, prostituta, bruta, buenas pal´ baile, sucias y brujas.

Kamara Warrien: Realizó material para representar a niñas negras en Estados Unidos

Durante las conversaciones que se dieron en el mismo taller, las mujeres negras participantes añadieron que estos roles y estereotipos fueron situados especialmente en la escuela y lugares de trabajo, y al hablar con muchachas jóvenes afrodescendientes añaden que es muy común que en el espacio educativo se les asocie como calientes o fogosas (términos sexuales). Otras de las características comunes de violencias hacia las niñas y jóvenes afro, es no dejarlas llevar su cabello suelto, utilizar turbante o solicitar que lleven el uniforme más suelto porque en su cuerpo se ve marcado y “provocan más” que las niñas chilenas. Estos comentarios/actos harán que de manera inconsciente las niñas y jóvenes afro se alejen de su identidad racial por miedo, vergüenza, y sentimientos de inferioridad, y muchas veces quieran blanquear su cuerpo y mente, así acercándose a roles y estereotipos más blancos y en el común más aceptados.

Cada una de las experiencias narradas anteriormente devienen de estereotipos y roles sociales que de diversas maneras desde la esclavitud han quedado ancladas a la cultura popular, y que, especialmente en las niñas y jóvenes negras, están marcadas en el ámbito sexo-género.

¿Cuáles son las herramientas que nos pueden ayudar?

Lo primero que es importante decir es que no hay una formula concreta para trabajar el racismo-sexismo en las escuelas, ya que, cada espacio educativo tiene sus particularidades. En ese sentido, lo principal será dar voz y escucha a las niñas y jóvenes afectadas por estas estructuras, para de ahí, empezar a comprender como operan estos en el plantel y cuales serán las medidas a tomar. Si estás pensando, además, intervenir o conmemorar este 25J en tu espacio educativo, es importante que antes de hacerlo contextualices el racismo como estructura, ya que, si no se hace, pueden salir comentarios descalificando el día, además de no comprender la importancia que este tiene.

Para esto te sugerimos puedas revisar nuestra sección de videos, allí tendrás algunos que abordan el racismo y sexismo que viven las mujeres y jóvenes negras.

Otro elemento importante es que, aunque el 25J se conmemore y sea un mes en el que se visibilizan a las mujeres afro y sus demandas, las violencias raciales y de género hacia cuerpos negros feminizados existen todos los días, por lo que, debes tratar de que no sea un evento aislado de los temas educativos.

Recuerda también que hay muchas mujeres afrodescendientes que hoy están creando estrategias de sobrevivencia en colectivo tanto desde el feminismo afro como desde la educación antirracista, intenta contactar con ellas para realizar un plan de trabajo, enfocado en dar voz, plantear problemáticas y posibles soluciones a las violencias. Puedes llevar mujeres que han marcado historia a lo largo de Abya yala (Latinoamérica), para esto lo mejor es que lleves una historia más allá de la esclavitud, es decir, la historia negra no empieza con la esclavitud, ni se queda en la esclavitud…

También es importante recordar que el racismo es una estructura de poder, que circunfiere a corporalidades negras en todas las esferas, es decir, no es un sentimiento o momento provocado, es un sistema que diseña políticas que deshumaniza a ciertos grupos, para mantener a otros en la esfera más alta como beneficiarios de este. En la educación, el racismo se reproduce a través de las asignaturas, la literatura, arquitectura, el lenguaje, las relaciones sociales, esta última puede ser entre estudiantes o estudiante-docente, entre otros. Así mismo, vincula a toda la comunidad educativa, es decir también les apoderades.  

Trabajar por la erradicación del racismo y sexismo este 25J y todos los días es importante para que les, las niñas y jóvenes afro crezcan con una identidad que les permita tener el amor propio suficiente y buscar la reparación socioemocional histórica.

Escrito por: Julieth Micolta. Educadora popular y creadora del proyecto educativo Bemba Colorá. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.